Quantcast
¿Y si me Niegan la Visa? | Negocios en Florida


Llámenos: 305-351-7766

¿Y si me Niegan la Visa?

Posted · Add Comment
¿Y si me Niegan la Visa?

La situación de inseguridad personal, carencia de un marco jurídico confiable y la desesperanza por un futuro mejor, han estimulado una fuga inusitada de ciudadanos de varios países latinoamericanos tras la búsqueda de mejores horizontes. Los EE.UU., por ser un bastión de la democracia y la primera fuerza económica del mundo es, sin lugar a dudas, el principal polo de atracción a las corrientes migratorias latinas.

Cifras del US Census Bureau para 2011 señalan que de la población total de extranjeros radicada en el país, 40, 377,800, el 52,6%, o sea, 21, 245,300 habitantes, corresponde a latinoamericanos. De allí  el 55% proviene de México, el 13% de Sur América, 18% del Caribe y 15% de Centro América.

Se estima que la población latina, que conforma la minoría más grande de los EE.UU., deberá crecer del 14% del total de la población en 2005 a un 29% en el 2050, según proyecciones del Pew Research Center. De hecho, los latinoamericanos seremos los principales contribuyentes al crecimiento poblacional de los EE.UU. durante la primera mitad del siglo XXI.

De la evaluación de estas estadísticas macro-sociales se desprende que los EE.UU. es uno de los países que ofrece mayor apertura a la inmigración. Sin embargo, a pesar de las auspiciosas cifras, emigrar a este generoso país no resulta posible para muchos de nuestros connacionales.

En este sentido vemos que la ley de inmigración norteamericana, en términos generales, admite peticiones de visa por vía laboral cuando se trata de profesionales universitarios, inversionistas o ejecutivos transferidos; por vínculo familiar cuando se realizan a través de un familiar directo que sea ciudadano estadounidense, o en algunos casos, que sea residente legal permanente; y por vía aleatoria en el caso de la lotería de visas. Otra fórmula de permanencia se deriva de la solicitud de asilo o de refugio.

A pesar de este amplio espectro de posibilidades son numerosos los casos de latinoamericanos que no logran calificar dentro de ninguno de los supuestos legales para optar por el estatus migratorio a los EE.UU. y, lamentablemente, sus solicitudes son declinadas. Entonces, ¿Qué puede hacer uno cuando le niegan la visa?

Sin pecar de excesivo pragmatismo mi consejo seria optar por un destino diferente que ofrezca condiciones necesarias en las que los inmigrantes se asimilen sin mayores traumas y puedan desarrollar sus actividades laborales y empresariales exitosamente. Particularmente creo que esas expectativas ideales solo podrían cumplirse en un selecto club de países vecinos: Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú, República Dominicana y, para sorpresa de muchos, Cuba.

Costa Rica, por sus características peculiares, sería mi primera selección. Esta pequeña república centroamericana goza de una democracia de larga tradición y cuenta con una sociedad que exhibe elevados niveles de civilidad.

Costa Rica eliminó su ejército en 1949 y desde entonces ha desviado el gasto militar hacia los sectores de la educación y la salud. Hoy en día su población de poco más de 5 millones de habitantes disfruta de un sistema universal de salud y de educación gratuita hasta el nivel de secundaria al punto de que la esperanza de vida es de 79.92 años y la tasa de alfabetización del 96,3%.

El sector exportador constituye la principal actividad económica del país. A los rubros tradicionales de bananos, café, azúcar y carne se han agregado rubros de mayor valor agregado como microchips y otros productos de alta tecnología. El turismo, la primera fuente de divisas, gira alrededor de la estupenda biodiversidad de la región y son cada vez mayores los flujos de visitantes provenientes de los EE.UU., Canadá y Europa.

Costa Rica alberga numerosos organismos multilaterales, cuenta con numerosas universidades y centros de estudios de fama internacional y es un dinámico polo de atracción para la inversión extranjera y para quienes desean disfrutar de un retiro placentero.

Panamá es una república democrática de unos 3 millones de habitantes que disfruta de una ubicación privilegiada y de una economía floreciente motorizada por los sectores logístico y financiero.

Con la expansión del Canal los buques cargueros conocidos como Post-Panamax, con capacidad de hasta 13,600 contenedores de 20 pies, podrán surcar las nuevas esclusas.  De hecho, la plataforma multimodal conformada por el Canal, el ferrocarril Interoceánico, los puertos en el Atlántico y el Pacífico, el Hub de las Américas para el transporte aéreo de carga y pasajeros y la Zona Libre de Colón, para el acopio y distribución de mercaderías a nivel mundial,  le ratificarán al país del istmo su condición de ser el centro logístico de mayor importancia estratégica de América Latina.

Por su parte, el sector financiero ha adoptado nuevas tecnologías y conserva su tradición de prestigio frente a las instituciones bancarias más importantes del mundo.

Diversas empresas transnacionales tienen oficinas y realizan operaciones desde Panamá tales como Samsung Electronics, DHL, DELL, Hutchinson Port Holding Group, HSBC, BICSA, SCOTIABANK, Assicurazioni Generali, American Life Insurance Company,  Sony, Panasonic, L’Oreal, Hitachi, DHL,  Daewoo, Mitsubishi, Grunenthal, Alcatel-Lucent, Michelin, Unilever, Alfa Laval, Atlas Copco, Bosch, Kuehne+Nagel, Vanity Fair, Wrigley, Puig Beauty & Fashion Group y Burmeister & Wain Scandinavian Contractor (BWSC).

También hay una variedad de organizaciones internacionales reconocidas que han elegido a Panamá para sus operaciones, como UNICEF, el PNUD, la OEA, la Agencia Española de Cooperación Internacional y el Banco Latinoamericano de Exportaciones. El país, además, tiene suscritos acuerdos de libre comercio con los EE.UU. y con otros once países.

Perú, gracias a las políticas económicas de sus últimos gobernantes, ha pasado a formar parte del selecto grupo de naciones latinoamericanas que exhiben envidiables tasas de desarrollo. De hecho, el país está abocado a cultivar los mercados globales de inversión y comercio ofreciendo como contrapartida un mercado local abierto y competitivo.

La recuperación de la economía norteamericana ha favorecido el flujo de Comercio e inversión hacia Perú al punto de que los EE.UU. desplazaron  a China como primer socio comercial. Con la aprobación del acuerdo comercial USA-Pacifico, Perú comenzará a absorber a corto plazo parte importante de los beneficios que se generarán de la actividad del bloque comercial más grande del mundo.

La economía peruana, que dependió tradicionalmente de la explotación de productos primarios provenientes de los sectores agrícola, pesquero y minero, hoy en día es considerada la quinta de Latinoamérica. Gracias al cambio cualitativo de la estructura productiva, las exportaciones tradicionales peruanas se han visto complementadas con productos de mayor valor agregado y tecnología tales como químicos, medicinas, maquinarias y productos alimenticios.

Perú ha sido muy exitoso en atraer capitales extranjeros gracias a que sus leyes no hacen distinción entre la inversión foránea y la local. Como resultado, Perú es considerado uno de los países más amigables y más abiertos a la iniciativa empresarial extranjera.

Colombia ha vivido en los últimos años transformaciones fundamentales en su estructura económica que la han conducido a una década de bonanza que parece continuarse en el futuro. Por encima de las exportaciones agrícolas tradicionales y las manufacturas, el petróleo ha pasado a ser el principal rubro de exportación de Colombia.

Por otra parte, Colombia posee el conglomerado de empresas de tecnología de la información de más rápido crecimiento mundial así como la red de fibra óptica más grande de América Latina.  Ha avanzado de tal manera su plataforma industrial que ya Colombia posee uno de los astilleros más grandes del mundo así como importantes desarrollos en empresas de partes electrónicas y de electrodomésticos, automotriz, turismo, construcción, producciones audiovisuales y minería.

Colombia disfruta de una economía abierta y se beneficia de los varios acuerdos comerciales que ha firmado con los bloques económicos más importantes del mundo. De hecho su privilegiada situación geográfica de tener costas en el Pacifico y el Atlántico le permite aprovecharse de los flujos de carga que arriban a sus puertos sobre ambos océanos.

Con la suscripción del Tratado de Paz con la guerrilla, en fase final de discusión, se pondrá fin a la lucha armada que ha afectado la paz del país por más de medio siglo. Con ese paso histórico Colombia entrará en una nueva etapa de florecimiento de la actividad empresarial y de fortalecimiento del tejido social de esta pujante nación. 

República Dominicana, comparte con Haití la tierra insular originalmente conocido como La Hispaniola. RD disfruta de una tradición democrática de más de 50 años y ostenta uno de los climas económicos más estables de la región.

República Dominicana se ha caracterizado por ser un exportador confiable de azúcar, café, tabaco, oro, plata y ferroníquel. Recientemente, la economía se ha diversificado con  el fortalecimiento del sector de los servicios, en especial el turismo, las telecomunicaciones y las zonas de libre comercio.

Con el aumento de la competitividad empresarial y de los programas de educación y entrenamiento para el trabajo se está creando un sano clima para las nuevas inversiones. Las fuerzas vivas del país entienden que hay que generar una cada vez mayor cantidad de bienes y servicios para satisfacer las demandas de los diferentes tratados de libre comercio suscritos por la Republica: USA (DR-CAFTA), Unión Europea (EPA), Comunidad del Caribe (FTA), Centro América (FTA), Panamá (FTA), Canadá (GSP), Suiza (GSP), Noruega (GSP), and Japón (GSP).

Sin lugar a dudas, el país tiene todos los elementos necesarios para mantener su dinámica tasa de crecimiento en los próximos años:

  • Localización estratégica sobre el Mar Caribe con una moderna infraestructura compuesta por 8 puertos acondicionados para recibir los cargueros Post-Panamax; 9 aeropuertos internacionales; y una amplia red de más de 19,000 kilómetros de carreteras.
  • Disponibilidad de una fuerza laboral calificada de unos 4.9 millones de trabajadores remunerada mediante una de las escalas salariales más competitivas de América Latina.
  • Moderna red de telecomunicaciones que incluye conmutadores digitales, fibra óptica y cable submarino.
  • Constitución política favorable al desarrollo de los negocios y de la libre iniciativa empresarial.

Cuba, después de su apertura al mercado norteamericano, deberá experimentar agudas transformaciones en sus estructuras económica, social y política. La Isla posee una población de 11,5 millones de habitantes que exhibe la más alta tasa de alfabetización de Latinoamérica; mano de obra barata; avanzados sectores de la medicina y de la biotecnología; y puertos naturales suficientes para convertir al país en un centro logístico de primer orden, si se hacen las inversiones pertinentes. Cuba, a pesar de no tener acceso al Mercado de los EE.UU. desde 1960 ha logrado sobrevivir gracias a la ayuda financiera soviética, primero, y a la de Venezuela, a partir del año 2000. No obstante, Raúl Castro entendió a buena hora que el subsidio petrolero de Venezuela no sería suficiente para sustentar las bases de la precaria economía cubana. Por eso, desde que tomó posesión como presidente de Cuba, en el año 2008, se las ingenió para buscar fórmulas de acercamiento con los EE.UU.

Gracias a la gestión mediadora del Papa Francisco se establecieron los primeros contactos al punto de que en septiembre de 2009 el presidente Barack Obama levantó una serie de restricciones que limitaban los viajes de familiares a la isla y elevó el monto permitido de remesas de $500 a $2,000 per cápita.

Luego, en el año 2011, la administración del presidente Obama decidió ampliar el espectro para las autorizaciones de viajes de norteamericanos a Cuba. Por su parte, el gobierno cubano inició un proceso de reformas en inmigración a partir del 2013 y comenzó a expedir pasaportes a los cubanos que desearan viajar a los EE.UU. y a otros países.

En mayo de 2015 el presidente Obama ordena la remoción de Cuba de la lista de países que propician actividades terroristas e inmediatamente, en julio, se reinician las relaciones diplomáticas entre ambos países y se inauguran las embajadas de Cuba en Washington y de los EE.UU. en La Habana.

Resulta impresionante ver que, aunque el levantamiento del embargo económico sigue pendiente de una decisión legislativa, importantes avances se están logrando en la siembra de un nuevo clima de relaciones bilaterales.

Como van las cosas, pronto veremos a los primeros cruceros atracar en puertos cubanos; los cubanos comenzarán a disfrutar de un sistema eficiente de Internet cuya penetración es hoy de apenas 5%; los teléfonos celulares y las tarjetas de crédito y débito pasarán a ser de uso común en la isla; los vuelos chárter serán sustituidos por vuelos regulares; los norteamericanos podrán abrir cuentas bancarias en sucursales de bancos norteamericanos en Cuba; y en general, empresarios de ambos países harán negocios de manera rutinaria.

Para los inversionistas, profesionales y empresarios extranjeros las inmensas oportunidades que presenta la apertura con Cuba no deben pasar desapercibidas.

Por todas las consideraciones anteriores podemos concluir que si eventualmente nos llegaran a negar la visa norteamericana existen otros destinos donde quizás podamos encontrar un sucedáneo óptimo para la “tierra prometida”. Diríamos, en buen español, una frase que usualmente usamos a modo de consolación: “No hay mal que por bien no venga.”

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 
DMS
Ir a la página anterior