¿CUÁL ES EL MEJOR TIPO DE VISA PARA INICIAR UN NEGOCIO EN LOS ESTADOS UNIDOS?

COMPARACIÓN ENTRE LAS VISAS E-2 Y L-1A

Por Deirdre Nero

Cuando los ciudadanos extranjeros vienen a los Estados Unidos a iniciar un negocio, se enfrentan con la decisión de qué tipo de visa se adecuará mejor a sus necesidades, ya sea la visa E-2 (para inversionistas de países que integran el tratado) o la L-1A (para la transferencia de gerentes y ejecutivos desde una compañía del exterior a una de los Estados Unidos). Como primera medida para ayudarlo a comprender cuáles son los problemas y puntos más importantes que debe tener en cuenta al momento de tomar la decisión, en este artículo se hace una comparación y un contraste entre ambas visas.

NACIONALIDAD

Se usan visas E-2 únicamente cuando existe un tratado de comercio y navegación, o uno de inversión bilateral entre los Estados Unidos y el país de nacionalidad de la compañía o inversor extranjeros. Entre los países que forman parte del tratado se encuentran: Argentina, Armenia, Australia, Austria, Bélgica, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Canadá, Chile, China (Taiwán), Colombia, Costa Rica, Croacia, República Checa, Ecuador, Egipto, Finlandia, Francia, Georgia, Alemania, Granada, Honduras, Irlanda, Italia, Jamaica, Japón, Jordania, Corea del Sur, Lituania, Luxemburgo, México, Mongolia, Marruecos, los Países Bajos, Noruega, Panamá, Paraguay, Filipinas, Polonia, Rumania, Senegal, Singapur, República Eslovaca, Eslovenia, España, Sri Lanka, Surinam, Suecia, Suiza, Tailandia, Trinidad y Tobago, Túnez, Turquía, Ucrania, Reino Unido y Yugoslavia.

Si el ciudadano extranjero no pertenece a uno de los países que forman parte del tratado, en la mayoría de los casos sólo puede acceder a la visa L-1A.

NATURALEZA DEL NEGOCIO

La visa E-2 se puede usar para crear una entidad en los Estados Unidos, si la inversión que se hará es por un monto muy grande. Debe ser suficiente como para garantizar el funcionamiento exitoso de la empresa. El porcentaje de inversión requerido para una empresa de bajo costo es generalmente más alto que el requerido para una de alto costo.

La inversión debe hacerse en una empresa comercial operativa real. La inversión especulativa o pasiva no califica. Los fondos no comprometidos que se encuentren en una cuenta bancaria o similares no se consideran inversión. La inversión no debe ser marginal, es decir, debe tener la capacidad de generar un ingreso significativamente mayor que la simple provisión de medios de vida para usted y su familia; o debe tener un impacto económico significativo en los Estados Unidos. Usted debe tener el control de los fondos y la inversión debe estar en riesgo, en el sentido comercial. Los préstamos asegurados solamente con los activos de la empresa de inversión no se consideran en riesgo.

Para obtener la visa L-1A, no es requisito hacer una inversión considerable en los Estados Unidos. Las empresas internacionales pueden utilizarla para establecer una sucursal, subsidiaria o filial en dicho país.

EMPLEO EN UNA ENTIDAD EXTRANJERA

 

Para obtener las visas E-2, no es requisito que el ciudadano extranjero haya trabajado para una entidad extranjera relacionada. Si un ciudadano nacido en alguno de los países que conforman el tratado no tiene un empleador extranjero que esté por hacer una inversión o establecer una entidad comercial en los Estados Unidos, no tiene muchas más opciones que la Visa E, suponiendo que el resto de las condiciones se cumplen. Tenga en cuenta que también existe una visa E-1, que se usa para el comercio de bienes entre un país que integra el tratado y los Estados Unidos, pero no se trata en este artículo.

Para calificar para la visa L-1, el solicitante debe haber ocupado un puesto de ejecutivo o gerente de la compañía extranjera relacionada, durante un año ininterrumpido como mínimo, dentro de los últimos tres años.

TIPO DE RELACIÓN REQUERIDA

Para usar la visa E-2, la compañía o el individuo que va a realizar operaciones comerciales o invertir en los Estados Unidos debe tener la nacionalidad del país del tratado (el ciudadano nacional del país del tratado debe ser propietario de más del 50%).

La visa L-1 se puede usar para la transferencia de un empleado de una entidad extranjera, a fin de que establezca o administre una organización relacionada en los Estados Unidos; o para que trabaje para ella. Es requisito que el tipo de relación sea la de empresa matriz, subsidiaria, sucursal o filial.

DURACIÓN DEL EMPLEO

La visa E-2 se suele otorgar inicialmente por un período de dos años. A las compañías que prevén un “inicio más lento” para establecerse en los Estados Unidos, quizás les resulte más adecuada la opción de una visa E, la cual les da un período inicial de dos años para iniciar sus operaciones. La visa E-2 puede otorgarse la cantidad de veces que sea necesario, por un período máximo de dos años cada vez, siempre y cuando la permanencia del solicitante continúe siendo temporal y la actividad que lo califica continúe.

La L-1 para una nueva compañía se otorga inicialmente por un período de un año. Luego de la caducidad del primer año en condición de L-1, el solicitantes debe probar que la nueva empresa en Estados Unidos estuvo operando durante el último año y aún precisa sus servicios como gerente o ejecutivo. El solicitante que se encuentre en condición de L-1 en los Estados Unidos no puede extender su permanencia bajo ese régimen por más de 7 años. Una vez que el empleado ha permanecido durante un año entero fuera de los Estados Unidos, puede iniciar nuevamente el período correspondiente a la condición de L-1.

INTENCIÓN DE OBTENER UNA TARJETA VERDE

Para las visas E-2, aunque se pueden extender por un período indefinido, igualmente es requisito que los solicitantes mantengan la intención de no ser inmigrantes. El inicio del proceso de residencia permanente puede perjudicar al solicitante al momento de querer mantener o extender la condición de E-2. Sin embargo, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) y los funcionarios consulares aceptan la declaración del solicitante de no tener intención de ser inmigrante. Además, el proceso para obtener la Tarjeta Verde es considerablemente más largo, ya que no hay un camino directo desde la visa E-2 y, generalmente, la compañía que el poseedor de la E-2 ha iniciado no podrá actuar como empleador patrocinante para obtener la Tarjeta Verde.

La L-1 puede ser la mejor opción si la intención del solicitante es, en última instancia, solicitar la tarjeta verde durante su estadía en los Estados Unidos. Quien posee una visa L-1 puede intentar obtener residencia permanente y aún así mantener su condición de L-1 y solicitar una extensión de permanencia. Esto no es posible para los no inmigrantes que tienen una visa E-2. Además, los poseedores de visa L-1 generalmente no están obligados a obtener una aprobación de certificado de empleo antes de solicitar la residencia. El proceso demora menos tiempo y es menos costoso.

CONCLUSIÓN

Qué visa se adecuará mejor a sus necesidades es una decisión que debe tomar cada solicitante en particular, teniendo en cuenta las opciones y considerando sus circunstancias específicas. Un abogado especialista en inmigración le podrá decir cuál es el método adecuado para usted y su negocio.

[notice]
Descargo de responsabilidad: Las empresas presentadas en este sitio web solamente proporcionan información de orientación, y no prestación de asesoramiento jurídico, asesoramiento fiscal, servicios de contabilidad, asesoría de inversiones, o consultoría profesional de ningún tipo. La información aquí contenida no debe utilizarse como sustituto de consulta con profesionales jurídicos, fiscales, contables u otros asesores competentes. Antes de tomar cualquier decisión o realizar cualquier acción, usted debe consultar con un profesional calificado que haya recibido todos los datos pertinentes relacionados con su situación particular.
[/notice]