Quantcast
Cómo vendo mi Negocio | Negocios en Florida


Llámenos: 305-351-7766

Cómo Vendo mi Negocio

Posted · Add Comment
Como vendo mi Negocio

Descubra la estrategia de salida para maximizar los ingresos de quien vende un negocio en Florida.

Cómo vendo mi negocio

La primera pregunta que suele hacer toda persona que pretende adquirir un negocio a quien lo vende es, ¿Y porqué lo vende?; y es que, generalmente, el comprador desea conocer de ‘buenas a primeras’ si existe algún “gato encerrado” en la operación que está a punto de comenzar a evaluar.

En este sentido, he observado durante el ejercicio de mi carrera como corredor de negocios que las diversas motivaciones de los dueños para deshacerse de sus empresas pueden agruparse en cuatro grandes categorías.

La primera de ellas reúne a los empresarios que desean retirarse. Encontramos acá a personas mayores de 50 años o a aquellas que están aburridas de la rutina de trabajo y desean dedicarle más tiempo a los momentos de esparcimiento pero que no tienen sucesores apropiados dentro de su familia inmediata.

La segunda situación propiciadora de la venta es cuando existen dos o más socios que tienen serias discrepancias entre sí en relación al manejo de la empresa y, en consecuencia, no logran acuerdos para operar la empresa de manera sensata.

En tercer lugar podemos mencionar a los socios que sufren de quebrantos de salud o que fallecen sin tener sucesores idóneos.

En cuarto y último lugar identificamos a los empresarios que tienen un negocio próspero y quieren venderlo precisamente porque está marchando bien.

En cualquiera de los casos quien venda un negocio y desee obtener los mejores frutos de la venta deberá tomar en cuenta siguientes aspectos:

  • Primero: Poner al día los libros contables y administrativos así como los permisos, licencias y autorizaciones públicos.
  • Segundo: Revisar que las maquinarias y equipos incluidos en la negociación estén operando normalmente.
  • Tercero: Obtener la anuencia del Arrendador, si fuese el caso, para transferir el contrato de arrendamiento a un eventual comprador.
  • Cuarto: Pintar el local y reparar el mobiliario que se encuentre deteriorado o gastado en exceso.
  • Quinto: Contratar a un corredor de negocios o “Business Broker” experimentado que le coloque el negocio en el mercado.

En relación a este último punto es bueno puntualizar que un buen intermediario de negocios deberá realizar las siguientes gestiones:

  • Primera: Preparar un memorando de ventas que incluya entre otros  aspectos la descripción de la empresa, los productos que comercializa o servicios que presta, su situación financiera y de mercado y  la potencialidad de crecimiento futuro.
  • Segunda: Publicitar adecuadamente a través de Internet y otros medios audiovisuales la oportunidad de negocios que se está colocando en el mercado.
  • Tercera: Atender oportunamente a los compradores potenciales que se presenten, verificando su capacidad financiera y gerencial para optar a la operación.
  • Cuarta: Coordinar con el vendedor las visitas de los compradores potenciales al negocio.
  • Quinta: Asesorar al vendedor y al comprador en los detalles relativos al proceso de compra-venta: análisis del negocio (“Due Diligence”); oferta de adquisición; tramites para el cierre de la operación.
  • Sexta: Prestar su asesoría a compradores y vendedores en un ambiente de máxima confidencialidad y discreción.

En síntesis, la gestión del corredor de negocios les permitirá tanto al vendedor como al comprador lograr una operación transparente en la que las partes habrán dispuesto del tiempo suficiente para generar las condiciones para una transición fluida del control de la empresa.

Para concluir, es conveniente señalar que lo más importante del proceso de venta es la intención firme del propietario a vender. Cuando no existe esa genuina disposición el corredor de negocios se topa con empresarios que inconscientemente obstaculizan la operación exigiendo condiciones imposibles de materializar como son un precio excesivo o cláusulas que impiden el libre ejercicio de los derechos del futuro dueño. Cuando un corredor se presta al juego de un vendedor de tentar el mercado mediante la fijación de precios exorbitantes estará perdiendo su tiempo y dañando su reputación profesional.

Que esta frase del inefable H. G. Wells sirva de inspiración a todos los dueños de negocios que “deshojan la margarita” entre vender o no vender:

“¿Porque se ha de temer a los cambios?, toda la vida es un cambio…”

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 
DMS
Ir a la página anterior