Quantcast
Cambio Tecnologico y Cambio Laboral - Negocios en Florida


Llámenos: 305-351-7766

Cambio Tecnológico y Cambio Laboral

Posted · Add Comment
NegociosEnFlorida

por

Alfredo González Amaré*

La dinámica de los cambios tecnológicos ha generado la necesidad de una reformulación de la estructura cualitativa del trabajo. ¿Será lógico que en los EE.UU. se deriven los trabajos tradicionales hacia otras sociedades y se conserven en casa a los de mayor sofisticación y valor?  

En periodos pre-electorales es frecuente oír acerbas críticas de la oposición a la gestión del gobierno de turno en materia de logros económicos. En este sentido, el desempleo suele ser uno de los parámetros más utilizados para medir la eficiencia o la incapacidad de nuestros gobernantes.

Quienes atacan al gobierno actual afirman que su gestión no ha sido lo suficientemente acertada como para impedir que los empresarios sustituyan fuentes de trabajo local por trabajadores de México, China, Vietnam u otros países ofertantes de mano de obra barata. Lo cierto es que en el sector manufacturero mientras las industrias de alimentos y del sector energético florecen, otras dentro del sector de bienes no-durables como el sector textil languidecen y apuntan hacia su desaparición, nutriendo las cifras del desempleo.

Para evaluar lo que está ocurriendo efectivamente con el empleo en los EE.UU. debemos contrastarlo con la evolución de la producción. El cuadro siguiente arroja valiosas luces sobre la realidad del sector manufacturero:

Negocios En FloridaFuente: http://beta.bls.gov/dataViewer

 

En el gráfico anterior se observa que mientras el producto manufacturero se eleva a niveles record, el empleo en el sector decae sustancialmente. De hecho, el empleo bajó de 17, 285,000 de ocupados en enero del 2000 a 12,979,000 en julio de 2016, una diferencia de casi 5 millones de trabajadores.

Comoquiera que la tasa de desempleo a agosto de 2016 alcanzó 4,9%, se puede inferir que la mayoría de los trabajadores desplazados de la industria se ha incorporado a otros sectores de la economía. De hecho, la tasa de desempleo actual en el sector manufacturero es inferior a la tasa general de desempleo de la economía, aunque ahora solo 1 de cada 11 trabajadores se emplea en el sector fabril.

La crítica de que los EE.UU. está exportando puestos de trabajo a otros países es solo una verdad a medias porque los trabajadores desplazados de sectores en decadencia como el textil y la minería del carbón por lo general son absorbidos por el resto de los sectores de la economía.

Lo cierto es que el sector manufacturero es, hoy por hoy, la locomotora que propulsa el sistema productivo de la economía norteamericana en su totalidad. En el cuadro siguiente se observa el peso específico de la manufactura sobre los demás sectores:

inversion en miami

Debido al incremento de la productividad en el sector manufacturero la mayoría de los norteamericanos se emplea ahora en el sector de los servicios, de la salud y de la energía. En este sentido el surgimiento de las “industrias disruptivas” ha creado una oportuna plataforma de promoción de empleos para la nueva generación de 80 millones de nuevos trabajadores conocidos como los “millennials”.

En efecto, los millennials poseen una filosofía del trabajo que los hace diferentes al resto de la fuerza laboral: son poco asiduos a un sitio de trabajo y a un horario predeterminado; si no se sienten motivados, abandonan el empleo; prefieren promover su propia marca personal que la de la empresa; equilibran la vida de trabajo con la recreación; sus edades oscilan entre los 16 y los 35 años.

Las “industrias disruptivas”, por su parte, parecen haber sido hechas a la medida de los “millennials” porque no en balde fueron creadas por ellos mismos a su imagen y semejanza. En el cuadro siguiente listo las empresas de ese corte que más me han llamado la atención:

Industrias “Disruptivas”Cambio TecnologicoFuente: Wikipedia, Bloomberg, thebalance.com

Lo interesante de estas empresas es que no poseen una infraestructura física o maquinarias y equipos de producción, sino que dependen de redes de clientes montadas sobre plataformas informáticas flexibles donde el contenido es aportado por los propios usuarios.

No es difícil imaginarse como debe ser de diferente y liberal el ambiente de trabajo en cada una de esas empresas “disruptivas” que han logrado quebrantar los modos de operación de amplios sectores económicos tradicionales.

Lo cierto es que hoy en día, y casi sin darnos cuenta, nos vamos asimilando al uso rutinario de estas nuevas formas de adaptación a la vida moderna. Ahora se habla con naturalidad de usar los servicios de Uber en lugar de taxis; de contratar una habitación provista por un afiliado a Airbnb en lugar de un cuarto en alguna famosa cadena hotelera; de adquirir una cámara fotográfica online por Amazon; y, en fin, desde usar servicios de telefonía y videos, hasta el de hospedaje de perros y publicidad en línea bajo modalidades creadas por empresas que nacieron hace menos de veinte años.

El ingenio humano, como siempre ocurre, seguirá reforzando los cimientos de la economía norteamericana y del resto del mundo. La tecnología aplicada a los negocios seguirá rindiendo sus frutos.

Por eso para despedirme he escogido una frase de Albert Einstein que le viene muy bien a nuestro tema de hoy: “La medida de la inteligencia radica en la habilidad para cambiar”.


*www.negociosenflorida.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 
DMS
Ir a la página anterior